TENTEMPIÉ ITALIANO

Aquí está mi segunda propuesta para el  “Concurso de Bocadillos” de Whole Kitchen, ahora uno dulce, para los más golosos, una versión bastante tuneada de un tiramisu, os  atrevéis a probarlos y luego me decís a qué sabe?

INGREDIENTES:

Para el pan:

400 g de harina.

190 ml de agua.

25 g de levadura fresca.

20 g de mantequilla en pomada.

Dos cacitos de leche en polvo.

Dos cucharadas soperas de azúcar.

Dos cucharadas de ajonjolí.

50 g de cacao en polvo.

Una pizca de sal.

Para el relleno:

2 huevos.

50 g de queso mascarpone.

una cucharadita de café soluble.

2 cucharaditas de azúcar.

Un poco de aceite.

 

ELABORACIÓN:

Elaborar primero el pan, para ello disolver en un poco de agua templada la levadura y mezclar todos los ingredientes menos el cacao y el ajonjolí, yo lo hice en la thermomix, 3 minutos velocidad espiga.

Dividir la masa en dos partes y agregar a una de ellas el cacao en polvo y a la otra el ajonjolí.  Amasar ambas partes por separado hasta que quede una masa elástica, formar una bola y dejar reposar en envases cerrados y ligeramente engrasados una hora aproximadamente, debe duplicar su volumen.

En una superficie enharinada, amasar cada porción por separado y estirar, cortar un rectángulo con cada masa y colocar uno encima de otro, enrollar sobre si misma para crear un cilindro.

Colocar el cilindro de masa en un molde, yo utilicé uno de silicona rectangular, tapar con papel de aluminio, dejar reposar una hora.

Con el horno precalentado a 200º, hornear durante 30 minutos, retirar el papel de aluminio y hornear otros 15 minutos.

Sacar del molde, dejar enfriar y cortar en rebanadas, reservar.

Batir los huevos, añadir el azúcar y el café, en una sartén antiadherente ligeramente engrasada echar la mitad del preparado y formar una tortilla fina, preparar otra de igual forma, poner en el centro un poco de queso marcarpone y enrollar, disponer entre dos rebanadas de pan.

A qué sabe???

Chupito de crema de boletus con huevo de codorniz.

Con esta receta quiero participar en el primer concurso que organiza Sabor Impresión, un blog que visito frecuentemente y que tiene ideas maravillosas, la temática del concurso: Pinchos y tapas.

Este es uno de los platos bandera de Abraham García, conquense propietario del restaurante Viridiana de Madrid. Es un plato muy sabroso y lo mejor fácil de preparar.
«Los huevos del Sr.Abraham» publica la receta original muy interesante de ojear, yo lo he versionado en un aperitivo algo más económico, pero no por ello menos rico.

Os transcribo la prosa de Abraham:

«Piqué y doré en el mínimo aceite dos escalonias y saltee sobre éstas un cuarto de kilo de hongos Boletus Edulis(sirven congelados).

Rehóguelos un instante antes de añadir 100 gramos de hígado (foie) de pato fresco, un chorrito de Pedro Ximenez más un decilitro de nata líquida.

Salpimente el conjunto: sal, pimienta y nuez moscada, y tras 10 minutos de lenta cocción, emulsiónelo con la turmis y páselo por su colador más fino.

Disponga la mezcla resultante en individuales sartenes de hierro y en cada una de ellas un par de huevos fritos bien escurridos.

Antes de relamerse esparza granizos de sal sobre las yemas y eclipse el conjunto con finas láminas de trufa hasta… que se haga de noche.»

Y ahora mi receta:

INGREDIENTES:

100 g de boletus deshidratados.

100 ml de nata líquida.

25 ml de Pedro Ximénez.

Una chalota.

Huevos de codorniz.

Una lata de paté de oca. (Parte para la crema y un poco para adornar)

Vinagre de trufa blanca.

Aceite de oliva virgen.

Pimienta blanca, sal Maldon, nuez moscada.

ELABORACIÓN:

Poner a hidratar los boletus en agua templada unas 8 horas antes de cocinarlos. Escurrir, no tirar el agua, porque con ella podemos elaborar otros platos como un rissoto con setas o un puré de patata.

Saltear ligeramente en un poco de aceite la chalota picada, añadir los boletus, dar unas vueltas y poner el paté, el Pedro Ximénez y la nata a fuego muy lento unos 15 minutos. Añadir la pimienta blanca un poquito de sal y unas ralladuras de nuez moscada. Triturar el preparado hasta que queda muy fino, si faltase caldo añadir agua de cocer los boletus, reservar.

Freír los huevos de codorniz en abundante aceite, no demasiado caliente para que no se forme puntilla.

Emplatar, en copas pequeñas disponer una cantidad de crema suficiente para llenarlas, colocar encima un huevo frito, poner unos pedacitos de paté, echar unas escamas de sal Maldon, unas gotas de vinagre de trufa y un chorrito de aceite de oliva crudo.

El conjunto de sabores es espectacular.

SOUFFLÉ BIZCOCHO DE CABRALES

Es la primera vez que preparo una receta para Whole Kitchen, la propuesta salada, soufflé, todo un clásico de la gastronomía francesa.

También es la primera vez que preparo este plato, siguiendo, por supuesto los consejos que CWK nos facilitó para hacernos la labor más fácil. Ahora quedan mitigados todos mis miedos con el resultado de tan exquisito manjar, os aseguro que si ponéis en práctica estos pequeños trucos el resultado es fantástico. Toda la cocina inundada de ese magnífico olor que desprendía el horno, queso, huevo, la temperatura adecuada y…. se infló.

Es algo entretenido pero la sensación en el paladar al probar la mezcla te despierta todos los sentidos.

Ahí va!!!

INGREDIENTES:

PARA LA BECHAMEL:

50  g de mantequilla.

50 g de harina.

750 ml de leche.

RESTO DE INGREDIENTES:

20 g de queso parmesano rallado. (para untar los moldes)

50 g de queso cheddar.  

30 g de queso de cabrales.   

8 puntas de espárragos verdes.

1 tomate.             

1 escalonia.

4 huevos.

200 ml de nata.

250 g de mantequilla.

Un vaso de vino blanco.

200 ml de caldo de pollo.

Cebollino.

sal y pimienta.

ELABORACIÓN:

Preparar la bechamel, para ello poner en una sartén la mantequilla y la harina, añadir poco a poco la leche caliente hasta formar una crema con una textura suave. Dejar enfriar 5 minutos y añadir las yemas de huevo, el queso cheddar rallado y el queso cabrales chafado.

Montar la claras a punto de nieve e incorporarlas a la mezcla anterior con un movimiento envolvente y con mucho cuidado para que bajen lo menos posible.

Untar 4 moldes individuales con mantequilla y espolvorear con queso parmesano rallado. Repartir la mezcla preparada sobre los moldes justo hasta el borde.

Con el horno precalentado a 180º hornear sólo por abajo durante 20 minutos, pasado este tiempo subir la temperatura a 200º otros 5 minutos.

Mientras se preparan los soufflés elaborar la salsa de acompañamiento.

Picar la escalonia, poner a fuego suave con el vino blanco, dejar reducir 5 minutos, añadir el caldo de pollo, la nata y dejar cocer unos 15 minutos. Agregar la mantequilla y cocer otros 5 minutos a fuego bajo. Salpimentar y colar para que quede una salsa fina. Añadir los tomates picados sin semillas y las puntas de espárrago previamente salteadas y el cebollino picado.

Una vez cocidos los soufflés servir inmediatamente acompañados con la salsa.

Os aseguro que vais a decir rico, rico, delicioso.

LA TORTILLA DE PATATA DE ANA

La leyenda dice, empero, que fue el General Tomás de Zumalacárregui quien, durante el sitio de Bilbao, inventó la tortilla de patatas como plato sencillo, rápido y nutritivo con el que saciar las penurias del ejército carlista. Aunque se desconoce si es cierto, parece ser que la tortilla comenzó a difundirse durante las primeras guerras carlistas. Otra versión de la leyenda afirma que lo inventó una anónima ama de casa navarra, en cuya casa paró el mencionado Zumalacárregui, la señora, que era pobre y lo único que tenía eran huevos, cebolla y patatas, acabó haciendo un revuelto con todo ello, revuelto que gustó mucho al general, que luego la popularizaría.

INGREDIENTES:

5 Patatas grandes.

6 huevos XL.

2 Cebollas grandes.

Aceite de oliva extra.

Sal.

ELABORACIÓN:

Poner a fuego moderado una cantidad abundante de aceite, unos 400 ml aproximadamente.

Mientras se calienta, pelar y partir las patatas en rodajas de más o menos medio centímetro, pelar y picar las cebollas y mezclar con la patata, salar ligeramente.

Echar la mezcla sobre el aceite y bajar al fuego al mínimo, pochar lentamente moviendo de vez en cuando.

Batir los huevos , poner un poco de sal y cuando la patata esté hecha, escurrir el aceite y añadir al huevo. Mezclar cuidadosamente.

Poner a fuego moderado una sartén con un poco de aceite y  cuajar la tortilla por un lado. Cuando esté dorada, dar la vuelta sobre un plato, añadir un chorro de aceite y echar la tortilla por el otro lado, terminar de cuajar y……

 

 

 LISTA PARA COMER!!!