CON PAN DE MEMBRILLO

Qué os parece preparar un sándwich original, saludable y muy sabroso?  Os propongo hacer un pan de molde con sabor propio y que además se come con la vista porque su aspecto es distinto y muy apetecible, además el membrillo nos ayuda a regular el tránsito intestinal a tratar los trastornos digestivos, favorece la eliminación de ácido úrico y resulta recomendable para tratar determinadas afecciones de corazón debido a su alto contenido en potasio y bajo en sodio.

Este fruto de color amarillento y de pulpa dura era utilizado y alabado por las más antiguas civilizaciones como la griega o la romana. Llegó a ser conocido como alimento de dioses por sus múltiples propiedades beneficiosas para la salud y su exquisito sabor. 

INGREDIENTES:

Para la carne de membrillo:

500 g de membrillos, lavados, sin semilla.

350 g de azúcar (yo puse 200 blanquilla y 150 moreno)

Zumo de un limón.

Para el pan de molde:

300 g de harina.

200 ml de agua.

10 g de levadura fresca.

15 g de mantequilla.

10 g de azúcar.

10 g de leche en polvo.

5 g de sal.

100 g de carne de membrillo.

Una pizca de colorante alimentario.

50 g de avellanas  y 50 g de nueces picadas.

Resto de ingredientes:

200 g de queso de cabra, rulo.

hojas de rúcula y escarola.

Carne de membrillo cortada en finas láminas.

ELABORACIÓN:

Preparar la carne de membrillo, para ello he utilizado la receta de Ana  se hace con la Thermomix y es muy fácil, esta fotografía es la muestra de su resultado, maravilloso. Apuntar que ella la preparó con azúcar moreno, pero se puede hacer con blanquilla o con mezcla de ambas.

GetAttachment

Poner en la Thermomix los membrillos partidos en cuartos y dar unos golpes de turbo hasta que quede bien picado, con ayuda de una espátula bajar de las paredes los trozos, agregar el azúcar y el zumo de limón y programar 30´100º velocidad 5, los 10 últimos minutos quitar el cubilete para que evapore, poner el cestillo para evitar salpicaduras.

Una vez preparado echar en un molde engrasado con aceite de girasol, dejar reposar en el frigorífico al menos un día y estará listo para utilizar.

Hacer el pan de molde para ello mezclar todos los ingredientes del pan excepto la carne de membrillo, el colorante alimenticio y los frutos secos, hasta que estén bien integrados. Dividir la masa en dos porciones, a una de ellas añadir el membrillo triturado y el colorante  y a la otra los frutos secos picados, volver a trabajar  hasta conseguir que las masas queden elásticas. Reservar por separado en envases cerrados y ligeramente engrasados durante una hora o hasta que dupliquen su volumen.

En una superficie enharinada, amasar cada porción por separado y extender con un rodillo hasta obtener un rectángulo. Colocar el rectángulo de masa anaranjada sobre la masa blanca y enrollar sobre si misma para crear un cilindro.

Poner en un molde rectangular ligeramente engrasado y tapar con papel de aluminio, dejar reposar una hora.

Con el horno precalentado a 200º,  hornear durante 45 minutos, pasado el tiempo retirar el papel de aluminio y hornear otros 10 minutos.

Desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla.

Cortar en rebanadas finas.

Montaje: Poner una rebanada de pan, colocar sobre ésta dos rodajas finas de queso de cabra, encima unas lonchas finas de carne de membrillo y por último hojas de rúcula y escarola, tapar con otra rebanada de pan y …………. a disfrutar.

Me ha llegado la neverita de Maheso, cargada de los productos a los que nos tienen acostumbrados, Mahesitos de jamón serrano, las primeras mini croquetas que aparecieron en el mercado, elaboradas con ingredientes cuidadosamente seleccionados y con un delicioso crujiente para conseguir el mejor sabor, razón por la que fueron galardonadas con el Premio Sabor del Año 2014. Este premio se concede sólo a aquellos productos que el consumidor considera excelentes tras superar distintas pruebas y degustaciones a ciegas. En estas pruebas se deben evaluar los distintos parámetros de sabor, color y textura sin conocer el fabricante.

La Mussaka Maheso, elaborada con la receta tradicional griega y con los mejores ingredientes. Una deliciosa lasaña de berenjena con una exquisita capa de queso fundido.

No nos podemos olvidar de las mini croquetas caseras de jamón y de los nuggets de pollo, ahora también sin gluten, ideales para aquellas personas que son celíacas, ambos fáciles de preparar pues se hacen en el horno.

GRACIAS MAHESO!!!

maheso

 

Anuncios

MILHOJAS CON DULCE DE LECHE

Whole Kitchen en su propuesta dulce para el mes de noviembre nos invita a preparar MILHOJAS.

La milhojas es un tradicional pastel francés que se caracteriza por varias capas de hojaldre que se alternan con una crema. En Estados Unidos se conocen como Napoleón, en cambio en Francia, se llamará Napoleón si la milhojas van rellenas de crema de almendras.

El origen de este pastel se remonta al SXVII cuando François Pierre dela Varenne describe un pastel de mil hojas en su libro “La Cocina Francesa”. Pero no es hasta comienzos del SXIX cuando la conocida Chef de Reyes, Marie-Antonie Careme, volvió a nombrar este fantástico pastel.  Fue en la Pastelería Seugnot en 1867 cuando se ofreció por primera vez una milhojas a los clientes.

Generalmente una milhojas consiste en 3 cajas de hojaldre alternada con una crema pastelera suave. A veces es sustituida por nata montada. Se suele cubrir con glaseado de azúcar. Aunque hoy en día se encuentran cientos de variantes, en los que sobre todo la crema y el relleno se convierten en las armas para personalizar este pastel.

La propuesta de este mes consiste en hacer un hojaldre invertido caramelizado, como el hojaldre ya lo he elaborado en otras preparaciones he seguido las indicaciones posteriores para hacerlo invertido caramelizado.

INGREDIENTES:

Una plancha de hojaldre, ver receta AQUI.

Para el dulce de leche:

Un litro de leche entera.

250 g de azúcar.

Una vaina de vainilla.

Media cucharadita de bicarbonato sódico.

Azúcar glass para adornar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

ELABORACIÓN:

Preparar el hojaldre como indico en la receta, extender sobre una bandeja cubierta de papel sulfurizado, pinchar con un tenedor y reservar en el frigorífico al menos 3 horas.

Precalentar el horno a 230º, espolvorear la plancha de masa con azúcar y meter la bandeja en el horno caliente, bajar la temperatura a 190º, pasados 8 minutos, cubrir la masa con una rejilla, para evitar que suba en exceso, continuar la cocción 5 minutos más.

Retirar la bandeja del horno, quitar la rejilla y cubrir la masa con papel de horno, con una segunda bandeja, igual a la primera y dar la vuelta, manteniendo las dos bandejas juntas, retirar la primera bandeja y su papel.

Calentar el horno a 250º nuevamente, espolvorear toda la masa con azúcar glas y meter en el horno 8 minutos.

Preparar el dulce de leche, mejor el día de antes pues necesita reposo.

En una cacerola antiadherente poner a hervir la leche, una vez que ha hervido colar y pasarla a otra cacerola. 

Cortar la vainilla a lo largo y añadir a la leche junto con el azúcar, cocinar sobre fuego fuerte, revolviendo con cuchara de madera hasta disolver bien el azúcar, cuando empieza a hervir agregar el bicarbonato, seguir revolviendo, bajar el fuego y dejar hervir suavemente, revolviendo para que no se forme una película en la superficie. Cuando empieza a tener la consistencia de salsa, revolver constantemente para que no se queme o se pegue al fondo, si al revolver se forman surcos que permitan ver el fondo, estará listo, en este punto sumergir la cacerola en agua fría y seguir revolviendo hasta que el dulce se enfríe. 

Montar las milhojas. Poner una milhojas, sobre ella un poco de dulce de leche, cubrir con otra milhojas y mas dulce de leche, tapar y espolvorear con azúcar glass. 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Listo para disfrutar.

PAN CHAPATA

 Whole Kitchen en su Propuesta Salada para el mes de noviembre nos invita a preparar un clásico italiano “Ciabatta” 

La ciabatta o chapata, el cual fue inventado por Arnado Cavallar en los años 80, y muy popularizado en el resto del mundo a partir de los 90. Se dice que recibe este nombre porque el aspecto del mismo se parece a una zapatilla .
Es un pan fácil de preparar y gracias a su largo tiempo de fermentación y al alto contenido de humedad producen este pan tan ligero, de exclusiva textura abierta y porosa.
La auténtica ciabatta requiere una masa muy húmeda que puede ser difícil de manipular y debe comenzar a prepararse con un día de antelación. 
Una vez que la masa haya fermentado durante un tiempo prolongado, deberás manipularla con mucha suavidad  de manera tal que no desaparedcan las preciadas burbujas de aire.

INGREDIENTES (PARA DOS PANES):

Para la masa madre:

2,5 g de levadura fresca.

150 ml de agua.

3 cucharadas de leche tibia.

1/4 de cucharadita de azúcar.

150 g de harina de fuerza.

Para la masa final:

2,5 g de levadura fresca.

250 ml de agua.

1/2 cucharada de aceite de oliva.

350 g de harina de fuerza.

1 y 1/2 cucharadita de sal.

ELABORACIÓN:

Preparar la masa madre, poner la levadura en un recipiente grande con agua y leche, dejar durante 5 minutos, después añadir el azúcar y remover para que se disuelvan los ingredientes sólidos.

Mezclar lo anterior con la harina para formar una masa floja. Tapar con un paño de cocina y deja fermentar durante 12 horas.

Pasado el tiempo hacer el resto de la masa:

Poner la levadura en un cuenco con agua. Dejar reposar durante 5 minutos, mezclar hasta que se disuelva totalmente la levadura, añadir el aceite de oliva y echar todo este preparado a  la masa madre, mezcla bien.

Poner la harina mezclada con la sal y remover bien hasta conseguir formar una masa húmeda y pegajosa. Tapar  la mezcla con un paño de cocina y dejar fermentar durante unas 3 horas, hasta que la masa triplique su tamaño y se llene de burbujas de aire.

Enharina generosamente dos placas de hornear. 

Dividir la masa en dos porciones y volcar sobre las placas de horno, con las manos bien recubiertas de harina, forma un pan rectangular de aproximadamente 30 cm. de largo, espolvorear el pan con harina y reservar sin tapar, deja fermentar los panes otros 20 minutos

Con el horno precalentado a 220º hornear durante 30 minutos hasta que los panes se hinchen, adquieran un color dorado y suenen a hueco cuando los golpees en la base. Deja enfriar sobre una rejilla.

Listos para tomar.

RAVIOLI RELLENO DE JAMÓN Y QUESO CON MERMELADA DE HIGOS

Whole kitchen en su Propuesta Salada para el mes de septiembre nos invita a preparar un clásico italiano “Pasta Rellena”

Aprovecho la entrada para participar en el concurso de las chicas de Los Frutos Sabrosos, que este mes nos proponen utilizar como ingrediente la mermelada de higos.

La pasta rellena está presente en toda Italia, pero sin duda, es la región del Valle del Po donde se originaron las más conocidas como los agnolotti en el Piamonte, los tortelli di zucca en Mantua o los tortellini de prosciutto de Emilia, aunque ciertamente es fácil encontrar las mismas especialidades con diferentes nombres en diferentes regiones.
Las pastas rellenas más pequeñas proceden de Ferrara y se rellenan con pavo, las rellenas de calabaza se llaman cappellacci, los ravioli de Módena se rellenan con carne asada, en Liguria los panzoti se rellenan con hierbas silvestres…
A pesar de que hablamos de una masa bastante básica, encontramos diferencias a lo largo del país transalpino, en Emilia-Romaña, la pasta se prepara con muchos huevos y harina, pero sin aceite ni sal; en el Piamonte se usan 8 huevos por kilo de harina fina de trigo; en el sur de Italia se hace con sémola de trigo duro y agua; y estas son sólo algunas de las diferencias más llamativas, realmente cada casa tiene su propia receta.

En las pastas con relleno existen numerosos tipos además de los mencionados, algunos de los cuales son:  Ravioli, con forma de paquetito cuadrado;  Tortellini, con forma de rollito anudado dentro del cual se incluye un relleno de carne, queso parmesano u otros ingredientes; Tortelloni, son similares a los tortellini pero más grande y rellenos con requesón y espinaca; Panzerotti, rellenos con queso, jamón y otros ingredientes y con forma de media luna; Cappelletti, son una pasta rellena en forma de pequeño sombrero ; Agnolotti, raviolis con borde redondeado.

INGREDIENTES:

para la pasta fresca:

200 g de harina tamizada.

2 huevos medianos.

para el relleno:

100 g de jamón serranos picado finamente.

queso de cabra partido en daditos.

para  cubrir:

mermelada de higos. Receta aquí.

arena de jamón. Meter entre papel absorbente de cocina unas lonchas finas de jamón serrano un par de minutos, dejar enfriar y triturar.

ELABORACIÓN:

Sobre una encimera o mesa poner la harina y formar un volcán, añadir los huevos y mezclar con las manos, deben quedar ambos ingredientes totalmente integrados. Envolver con papel film y guardar en el frigorífico una hora.

Espolvorear la mesa con harina y trabajar la masa, debe ser elástica, por lo que cuesta un poco dejarla lo suficientemente fina, añadir harina para conseguir el resultado deseado, partir a la mitad y colocar sobre una de ellas montoncitos de jamón y queso con una distancia suficiente para poder cortar los ravioli, colocar la otra mitad encima y cortar los ravioli, dejar secar al menos 2 horas.

Cocer en abundante agua salada, durante 7 minutos, el agua debe estar hirviendo antes de añadir los ravioli. Escurrir, disponer sobre el plato de servir y regar con una poco de mermelada de higos, espolvorear con arena de sal.

Listos para tomar.

Souvlaki con salsa Tzatziki y Pan de Pita

Whole kitchen en su Propuesta Salada para el mes de Junio nos invita a preparar Souvlaki y Pan de Pita.

El souvlaki es un plato tradicional de la cocina griega, consistente en pequeñas piezas de carne intercaladas con verduras y aderezos. Se come con las manos, dentro de un pan de pita o con el pincho sobre un plato con patatas fritas o pilaf. Se suele utilizar carne de cordero, de cerdo, de ternera, de pollo e incluso encontrarás versiones de pescado o sólo verduras. La carne se coloca en un pincho, conocido como spiedo y se cocina lentamente.

El souvlaki es la variante griega del shish kebab. Si vas a Atenas, te encontrarás que el souvlaki se conoce como kalamaki.

Para acompañar este plato, haremos un tzatziki, una salsa hecha con yogur y pepino rallado que también te valdrá para hacer un dip con las pitas o para acompañar cualquier verdura, carne o pescado, esta salsa es complemento perfecto para las comidas veraniegas.

INGREDIENTES:

Para el Souvlaki:

Carne de ternera partida en trozos (se puede hacer de pollo o cordero).

Aceite de oliva virgen extra.

Sal, pimienta  negra, orégano fresco y pimentón rojo.

3 pimientos verdes.

Para el pan de pita:

125 ml de agua

15 g de aceite de oliva virgen extra.

Un pellizco de azúcar.

Un pellizco de sal.

15 g de levadura fresca.

225 g de harina de fuerza.

Para la salsa Tzatziki:

Dos pepinos con piel.

Un yogur griego natural sin azúcar.

Un buen chorro de aceite de oliva virgen extra.

Un chorrito de vinagre de jerez.

Dos ajos.

Sal.

ELABORACIÓN:

Dejar macerar la carne en la mezcla de aceite de oliva, pimentón, orégano, sal y pimienta durante 12 horas.

Preparar el pan de pita, para ello poner el agua, el aceite y el azúcar en el vaso de la thermomix y programar 1 minuto, 37º, velocidad 1. Añadir la levadura y mezcla 10 segundos velocidad 4. Agregar la harina y la sal, programar 30 segundos velocidad 6. Pasado el tiempo poner 3 minutos velocidad espiga.

Dejar reposar en el vaso durante una hora. Pasado el tiempo sacar la masa sobre la mesa ligeramente enharinada y hacer bolas del tamaño de una pelota de golf, con ayuda de un rodillo extender hasta dejar una torta fina.

Poner sobre una bandeja de horno cubierta de papel sulfurizado, con el horno precalentado a 240º hornear los panes durante 6 minutos.

Sacar y tapar con un paño húmedo.

Para preparar la salsa Tzatziki, lavar los pepinos, quitar las extremidades y rallar con un rallador fino, espolvorear ligeramente con sal, colocar sobre un colador y dejar que suelte todo el agua. Prensar los ajos y mezclar con el resto de ingredientes, incluido el pepino, reservar en el frigorífico hasta la hora de servir.

Ensartar los trozo de carne en un pincho, alternándolos con los pimientos troceados. Poner una sartén o parrilla a fuego fuerte  y asar, regar ligeramente con la salsa de macerar para que la carne no quede seca.

Servir inmediatamente acompañando las brochetas con el pan de pita y la salsa Tzatziki bien fría.

Listo para tomar.

TORTITA DE BACALAO CON SORBETE DE SIDRA

La sidra es una bebida alcohólica de baja graduación, se elabora con el zumo fermentado de la manzana. Hay que diferenciar la sidra natural de la sidra gasificada. En general, mientras en el norte de España se consume mayoritariamente la primera, en el resto el mundo se acostumbra a consumir sidra supergasificada.

En cuanto a su degustación tanto la sidra asturiana desde hace décadas como la vasca desde época reciente debe ser escanciada, tirada desde lo alto para que “rompa” al caer en el vaso, y consumida en el acto y no debe servirse cada vez más de lo que se pueda beber en un trago.

El sabor de la sidra natural varía en función de la calidad de la manzana del año anterior, la cantidad de sol que haya recibido, etc., pero en general se puede decir que la sidra natural tiende a ser una bebida fresca, con bastante aguja y ácida. La sidra asturiana es más equilibrada que la vasca gracias a los avances durante décadas en su elaboración mientras que la vasca es algo más ácida.

Popularmente la sidra natural siempre se ha relacionado con un acto social festivo. En toda la geografía española y, en especial en Asturias, Guipúzcoa y noroeste de Navarra, existen sidrerías donde se puede disfrutar junto con la sidra de otras delicias gastronómicas propias de cada región.

En el País Vasco las sidrerías o sagardotegia como allí se denominan suelen estar ubicadas en viejos caseríos que conservan todo su encanto, en estos lugares es típico degustar unos buenos tragos de sidra acompañados de tortilla de bacalao o un buen chuletón de buey troceado.

INGREDIENTES:

Sorbete de sidra de AcaramHelados.

100 g de bacalao fresco limpio.

Unas ramitas de cebollino fresco.

100 g de harina.

125 ml de leche entera.

Un huevo.

Un pellizco de azúcar.

Una cucharadita de levadura.

Dos cucharadas de aceite de oliva.

ELABORACIÓN:

Poner a fuego fuerte una sartén con unas gotas de aceite y preparar el bacalao a la plancha, dejar enfriar.

Separar las yemas de las claras y montar éstas a punto de nieve, reservar.

Batir manualmente las yemas con la leche y el aceite, reservar.

En un recipiente mezclar los ingredientes secos, harina, levadura, sal y azúcar añadir el preparado anterior y trabajar hasta integrar todos los ingredientes, agregar las claras y mezclar de manera envolvente. Echar el bacalao y el cebollino picado finamente.

Poner a fuego medio una sartén antiadherente y cuando esté caliente echar un cucharón de la mezcla, dejar un par de minutos y dar la vuelta, realizar el mismo proceso hasta finalizar con el preparado.

Disponer una tortita de bacalao en un plato, encima media bola de sorbete de sidra AcaramHelados, le aportará un toque suave y fresco, tapar con otra tortita, servir inmediatamente.

Listo para disfrutar.

HOJALDRE CON MANZANA Y QUESO CAMEMBERT

Hace poco una amiga me dijo: He visto una receta en Directo al paladar que debe estar buenísima, dicho y hecho Rocío, aquí está y tenías razón frías o caliente estas empanadillas de hojaldre están deliciosas.

INGREDIENTES:

Una plancha de hojaldre, para los más valientes receta aquí.

Manzana reineta.

Queso Camembert.

Pimienta negra.

Huevo batido y azúcar moreno.

ELABORACIÓN:

Cortar el hojaldre con un molde de la forma deseada, reservar.

Cortar el queso en porciones, espolvorear con pimienta negra recién molida, reservar.

Pelar, descorazonar y partir en rodajas la manzana. Colocar sobre una bandeja cubierta de papel sulfurizado la mitad de los hojaldres, disponer una rodaja de manzana y encima unos trozos de queso y sobre éstos otra rodaja de manzana, mojar los bordes del hojaldre con agua y cerrar con otra porción, pintar con huevo y espolvorear con azúcar moreno. Repetir la operación hasta terminar con el hojaldre.

Con el horno precalentado a 190º hornear durante 10 minutos, o hasta que veamos que las empanadillas toman color.

Listas para disfrutar.

 

LASAÑITAS CON TRUFA ARGELINA.

Whole kitchen en su Propuesta Salada para el mes de marzo nos invita a preparar un plato clásico de la cocina italiana: Lasaña.

La Lasaña es un tipo de pasta que se sirve en láminas intercaladas con carne y bechamel. Se trata de un plato de origen italiano. 

La palabra lasaña, proviene del griego “lasanori”, y se refiere al cazo en el que se cocinaba. 

Existen muchas variantes de este plato, desde lasañas de verduras hasta aquellas de marisco, e incluso algunas en las que se cambia la pasta por láminas de col, calabacín o berenjena.

Quiero dedicar esta entrada a Paloma, hermana de mi cuñado Ramón, y agradecerle enormemente el detalle que ha tenido al acordarse de mi y regalarme esta trufa  argelina que os muestro. No he visto mejor manera de sacarle partido que utilizándola en el plato de hoy como uno de los ingredientes principales.

La trufa es un hongo comestible que crece semi-enterrado en los terrenos arenosos y el desierto del Sahara alberga una de sus variedades más apreciadas y cotizadas, la trufa argelina conocida como “el diamante negro” del Sahara, viaja cada vez más a los mercados de los países del Golfo, donde es muy considerada por su incomparable sabor.   Este delicioso manjar, “la carne de la tierra”, como la llaman desde antiguo los beduinos del desierto, ha conquistado a las clases ricas de países como Arabia Saudí, Kuwait, Emiratos, Qatar o, incluso, Siria.

Conocida también por los habitantes del desierto como “la hija del rayo”, la trufa salvaje tiene un alto valor nutritivo en sodio, potasio, fósforo, cloro, calcio, hierro y proteínas.

INGREDIENTES:

4 puerros.

4 cebollas pequeñas.

Una trufa argelina.

40 g de tocino ahumado cortado en lonchas finas.

150 ml de nata líquida.

50 g de mantequilla.

aceite de oliva virgen, vinagre balsámico, sal y pimienta.

Para la masa:

300 g de harina .

9 yemas de huevo.

Una cucharada sopera de aceite de oliva virgen.

2 cucharadas soperas de agua.

Una pizca de sal.

ELABORACIÓN:

Preparar la masa, para ello formar un volcán con la harina y poner el resto de los ingredientes en el centro, amasar rápidamente y dejar reposar una hora.

Mientras hacer el relleno, partir las cebollas y los puerros en tiras finas, poner a pochar en una sartén con la mantequilla a fuego muy lento. Partir el tocino en trozos pequeños y saltear ligeramente, escurrir la grasa y añadir al preparado de cebollas y puerro, rehogar y poner la trufa picada (reservar un trocito) cocinar un minuto y echar la nata, salpimentar y dejar cocinar unos 6 minutos. Reservar.

En un cazo echar 3 cucharadas de aceite de oliva virgen, unos trozos de la trufa que habíamos reservado muy picados y 3 cucharadas de vinagre balsámico, dejar reducir a fuego medio durante 10 minutos. Reservar.

Formar las lasañitas con la masa, estirándola con un rodillo hasta dejar una lámina fina, cortar dando la forma deseada. En agua hirviendo ligeramente salada echar las lasañitas y cocer durante 3 minutos, dejar enfriar.

Emplatar: Poner sobre el plato una placa de lasañita, sobre ella una buena porción del relleno, y así hasta tres capas, terminar salseando con la reducción reservada y añadir un poco de pimienta negra recién molida.

Listo para tomar.

PAN CON SEMILLAS

Whole kitchen en su Propuesta Salada para el mes de febrero nos invita a preparar un pan básico de masa madre.
Muchos panes de estilo europeo se preparan empleando una masa madre que consiste en una mezcla de harina y agua que ha de fermentar de manera natural, aunque en ocasiones se le añade una pequeña cantidad de levadura para que fermente y después se agregan el resto de ingredientes.
La prefermentación permite que la levadura comience a trabajar por separado y le aporta cierta acidez. Los distintos tipos de prefermentación varían según la cantidad de agua que contenga la masa, así podréis encontrar el método esponja (con más agua), el polish (mismas cantidades de agua y harina) y el biga (con pan antiguo).
La masa ácida puede conservarse en la nevera hasta 10 días, incluso se puede congelar.
Receta del Libro Panes del Mundo de Paul Gayler
INGREDIENTES:
Para la masa madre ácida:
100 g de harina de fuerza blanca.
60 ml de agua tibia.
5 g de levadura fresca.
Para la masa base:
500 g de harina de fuerza blanca.
100 g de semillas variadas, de calabaza, de girasol, de sésamo, de lino oro…..
350 ml de agua tibia.
12 g de levadura fresca.
2 cucharaditas de sal.
ELABORACIÓN:
Masa madre ácida: poner la harina en un cuenco grande y hacer un hueco en el centro. Mezclar en un cuenco pequeño el agua con la levadura, echar sobre la harina y mezclar gradualmente para formar una masa firme empleando una sola mano.Volcar la masa madre sobre la superficie de trabajo ligeramente enharinada, amasar durante 10 minutos, volver a introducir en un cuenco limpio y aceitado. Cubrir con un film y deje fermentar en un lugar cálido durante 4 horas.Poner nuevamente la masa madre sobre la superficie de trabajo ligeramente enharinada y golpear para extraer el aire. Colocar en un cuenco y fermentar durante 3 horas más.

Para formar la masa base: poner la harina en un cuenco y hacer un hueco en el centro, añadir las semillas. Echar el agua y la levadura en otro recipiente pequeño y dejar reposar 5 minutos. Disponer el líquido con la levadura sobre la harina y las semillas, añadir la sal y la masa madre ácida y trabajar hasta lograr una masa suave y elástica. Poner en un cuenco limpio y dejar fermentar 1 hora.

Colocar la masa en la encimera y golpear para extraer el aire. Dar la forma deseada y espolvorear.

Poner el pan sobre una placa de horno enharinada, cubrir y dejar fermentar una hora .Con el horno precalentado a 240º introducir en la parte baja un recipiente con unos cubitos de hielo para generar vapor, meter la bandeja con el pan y hornear durante 30 minutos hasta que adquiera un color dorado. Dejar enfriar sobre una rejilla.Listo para tomar.

COCAS DE PURÉ DE PATATA

Las cocas de patata son un dulce típico de Valldemossa, un pueblo de la Sierra de Tramontana en Mallorca, esta vez nuestro exquisito puré de patata Heunkove nos ha servido como base para realizar estos bollitos, fáciles de preparar y cuyo resultado es un pan dulce y muy tierno.

INGREDIENTES:

2oo g de puré de patata Heunkove.

100 g de manteca de cerdo.

 200 g de azúcar.

3 huevos.

50 ml de leche entera.

25 g de levadura fresca.

550 g de harina de fuerza.

Aceite de girasol.

ELABORACIÓN:

Poner en un cuenco grande la manteca de cerdo, el azúcar, los huevos y el puré de patata Heunkove, mezclar bien con ayuda de una batidora, calentar ligeramente la leche y disolver en ella la levadura, agregar a la mezcla anterior y batir de nuevo.

Echar  la mezcla en un recipiente grande junto a la harina y amasar con las manos durante un rato, unos cinco minuto, poner una ligera capa de aceite alrededor de la bola de masa y tapar con papel film, dejar reposar hasta que doble su volumen, yo la dejé toda la noche en el frigorífico.

Pasado el tiempo sacarla de la nevera y volver a amasar. Dejar en reposo un par de horas para que leve otra vez.
Tras el segundo levado, untar las manos con aceite y tomar porciones pequeñas, hacer bolas y colocar en una bandeja forrada con papel sulfurizado, volver a dejar que leve un par de horas más

Con el horno precalentado a 170º hornear durante 15 minutos.

Sacar del horno y poner las cocas sobre una rejilla.

Dejar enfriar y espolvorear con azúcar glass.

Listas para disfrutar.