PLUM

Arrancamos temporada con nuevas recetas para el reto de Tía Alia, otra vez me dejé llevar por esa pasión que me despiertan los dulces y aquí está el resultado, un bizcocho riquísimo, espero que os guste.

TIA ALIA

INGREDIENTES:

225 g de mantequilla en pomada.

4 huevos + 4 yemas.

225 g de azúcar.

225 g de harina.

50 ml de ron negro.

100 g de pasas de Corinto.

Una cucharadita de levadura química.

Una pizca de sal.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

ELABORACIÓN:

En un bol echar la mantequilla y los huevos + las yemas, batir manualmente hasta conseguir una mezcla cremosa y espumosa. Añadir el azúcar tamizada y seguir trabajando, agregar la harina, la levadura y las pasas y mezclar bien, incorporar el ron y la pizca de sal y envolver toda la mezcla hasta conseguir una textura homogénea.

Engrasar un molde de silicona y echar en él la masa.

Con el horno precalentado a 200º hornear durante 25 minutos, ya sabéis que los tiempos de horneado varían según el horno, pinchando un palillo se comprueba la cocción, si sale limpio está listo.

Dejar enfriar un poco antes de desmoldar, colocar sobre una rejilla y dejar enfriar totalmente.

Listo para disfrutar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

BAKED ALASKA

WHOLE KITCHEN en su propuesta dulce para el mes de julio nos invita a preparar: BAKED ALASKA.

A pesar de que el nombre se lo dieron en 1867, hay muchas dudas sobre el origen real de este postre. Hay versiones que indican que se originó en China, otros opinan que fue en Estados Unidos y otros que fue Francia donde se creó este magnífico plato helado.

La versión estadounidense indica que durante la presidencia de Thomas Jefferson, en 1802, se sirvió un helado envuelto en una masa caliente que fue el precursor del Alaska.

En 1804, Benjamin Thompson Rumford, también experimento con las claras de huevo y en su investigación, llegó a un plato que denominó Tortilla sorpresa, en el que el helado también iba envuelto en merengue y horneado, aquí se demostró la capacidad aislante de las claras de huevo.

También los franceses han querido hacerse “dueños” de esta receta y aseguran que fue Balzac quien lo introdujo en el páis gracias a un chef chino que le enseñó a preparar un helado envuelto en hojaldre crujiente que poco a poco fue derivando en la envoltura de merengue.

En 1895 el Chef del Hotel París de Montecarlo, bautizó al Baked Alaska como Omelette a la norvegienne, lo que hizo que este postre se hiciera popular en Europa.

Todo esto lleva a pensar que se hizo popular gracias al restaurante Delmonico’s pero que llevaba muchos años presentándolo como postre de grandes banquetes, ya que no fue hasta 1896, que no apareció por primera vez en un libro de gastronomía, fue en The Original Fannie Farmer.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

INGREDIENTES:

Para la  plancha de bizcocho Genovés de chocolate: 

80 g de harina tamizada.

120 gr de azúcar.

4 huevos medianos.

Una pizca de sal.

40 g de cacao en polvo valor.

Helado de turrón, ver receta AQUÍ

500 ml de nata para montar.

3 claras de huevo.

Unas gotas de limón.

25 g de azúcar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

ELABORACIÓN:

Preparar el bizcocho: 

Batir los huevos con el azúcar, añadir la sal, echar la harina poco a poco cuando esté todo bien integrado añadir el cacao y mezclar con movimientos envolventes.

Engrasar con spray una lámina de papel de horno y poner sobre una bandeja de horno, verter la mezcla y con el horno precalentado a 170º hornear unos 25 minutos.

Dejar reposar unos 10 minutos y desmoldar, reservar.

En un recipiente hondo poner la claras y las gotas de limón y montar a punto de nieve, un poco antes de terminar de montar añadir el azúcar, reservar.

Montar la nata, reservar.

Con ayuda de un cortapastas, cortar el bizcocho en pociones, con el mismo molde limpio cortar el helado.

Disponer una capa de bizcocho, una de nata otra de bizcocho, una de helado, bizcocho, nata, bizcocho, meter en el congelador al menos una hora.

Pasado el tiempo cubrir cada pieza con las claras montadas y con ayuda de un soplete quemar la superficie, servir inmediatamente.

Listo para disfrutar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

BRITISH SCONES

Whole kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Enero nos invita a preparar un clásico escocés Scones.

Los scones son unos panecillos originarios de Escocia, en un principio se hacían con avena y en la sartén, hoy en día los más comunes se hacen con harina y horneados.
Hoy en día son pieza central en las celebraciones tradicionales del té inglesas, esto es desde el SXIX cuando la Duquesa de Bedford, pidió a sus sirvientes un té con algunos panes dulces que incluían los scones. Tanto les gustó que decidió pedirlo todas las tardes, llegando a convertirse en un tradición del Afternoon Tea Time, siempre acompañados de la tradicional clotted cream con mermeladas.
El scone es un panecillo individual que suele tener forma redondeada, aunque también se le llama así a las piezas triangulares conocidas en su origen como bannock.
Está elaborado con harina de trigo, centeno o avena, mantequilla y levadura. Se suele servir templado y abierto por la mitad, y aparece como un ingrediente del hight tea escocés.

Podemos encontrar muchas variantes, aunque los más comunes son dulces y sencillos, también se pueden tomar con pasas, arándanos, queso o dátiles en su interior. 

En cuanto vi la propuesta se me encendió la luz, quien puede en toda la blogosfera preparar los scones más ricos y auténticos?, pues si es ella, Carmen, no dude ni un segundo en visitar su blog Recetas de Tía Alia y allí estaban, esperándome. Gracias Carmen son realmente deliciosos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

INGREDIENTES:

250 g de harina de repostería.

Un pellizco de sal.

50 g de margarina.

25 g de azúcar.

Un huevo y el resto hasta llegar a 150 g de leche entera.

50 g de arándanos deshidratados.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

ELABORACIÓN:

mezclar la harina con la sal y añadir la margarina, trabajar la mezcla con la punta de los dedos hasta que la margarina se incorpore a la harina, quedarán como unas migas, añadir el azúcar y los arándanos, mezclar ligeramente. Incorporar la mezcla del huevo y la leche, reservar un poco de huevo y leche mezclados para pintar los bollitos antes de hornear, mezclar sin trabajar demasiado la masa.

Sobre una bandeja de horno cubierta de papel de hornear y espolvoreada con harina, colocar porciones del tamaño de una pelota de golf y aplastar ligeramente, como la mezcla es muy pegajosa yo me ayudé de dos cucharas soperas para hacer las porciones. Pincelar con la mezcla de huevo batido y leche.

Con el horno precalentado a 200º hornear durante 8 minutos, pasado el tiempo pasar a una rejilla y dejar enfriar.

Listos para disfrutar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

BIZCOCHO DE YOGURT

Este bizcocho es un todo un clásico, es el que preparaban nuestras madres, abuelas…. facilísimo y con un resultado excelente. Muchos son los que podemos encontrar por la blogosfera, yo hoy me he decidido por este, es de La cocina de babel, gracias Juana!!!!!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

INGREDIENTES:

Usar como medida el vaso de yogurt

1 yogurt natural sin azúcar.

3 huevos.

2 medidas de azúcar.

1 medida de aceite de girasol.

3 medidas de harina.

La ralladura de un limón.

Una cucharadita colmada de levadura química. 

Una pizca de sal.

Para el glaseado:

El zumo de medio limón.

100 g de azúcar glass.

100 g de cremoso natural.

bizcocho

ELABORACIÓN:

Preparar el glaseado, con ayuda de un tenedor batir el queso cremoso y el azúcar glass hasta conseguir una crema homogénea, añadir el zumo de limón poco a poco y seguir batiendo, reservar.

Batir los huevos y el azúcar  hasta que la mezcla resulte espumosa, agregar el yogurt, la ralladura de limón y el aceite, batir de nuevo hasta que todo quede bien mezclado.

Tamizar la harina junto a la levadura y la sal sobre e incorporar a la mezcla anterior. 

Engrasar un molde y echar la mezcla. Con el horno precalentado a 180º hornear unos 35 minutos, pasado el tiempo desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla. Bañar con el glaseado en el momento de servir.

Listo para disfrutar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

BIZCOCHO CORONA DE FLAN DE HUEVO

La historia del flan se remonta a la época del Imperio romano, donde era llamado tyropatina, se volvió muy popular durante la Edad Media, ya que era degustado en época de Cuaresma. Fue alrededor del siglo VII que se popularizó el término flan para nombrar a este platillo, proveniente de la palabra francesa flan derivada a su vez de la altoalemana flado, que significaba torta u objeto plano, y también fue por esa época que se dejó de espolvorear pimienta en su superficie, como acostumbraban los romanos, y se sustituyó por azúcar.

El flan es tradicionalmente cocinado en baño María con caramelo en la capa inferior. Una vez terminada la cocción el molde es invertido, quedando cubierto el flan con el caramelo. También puede ser preparado con flan instantáneo industrial y otra posibilidad es la de adquirir este rico postre ya preparado en tarrinas individuales como nos presenta Postres Reina, un flan de alta calidad con un sabor y textura que merece la pena probar.

Gracias postres Reina por este magnífico lote de productos. Pincha en la imagen, te sorprenderán.

INGREDIENTES:

1 envase de flan de huevo Reina.

3 huevos.

1 envase del flan lleno de azúcar.

1 envase de aceite de oliva.

3 envases de harina.

1 cucharada de azúcar avainillado.

1 sobre de levadura.

ELABORACIÓN:

En un recipiente mezclar el flan, los huevos y el azúcar, batir bien. Añadir el aceite, la harina tamizada y la levadura , mezclar todo hasta integrar los ingredientes.

Volcar sobre un molde de silicona y con el horno precalentado a 180º hornear durante 35 minutos. Dejar templar y desmoldar.

Listo para tomar.

Os animo a participar en el concurso que cada semana organiza Postres Reina, podéis ganar un fantástico lote de productos, os dejo el enlace pinchando en la imagen.

BROWNIE

Whole kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Octubre nos invita a preparar un clásico estadounidense Brownies.

El brownie, que si lo tradujéramos literalmente tendríamos que llamar marroncito, parece que surgió de un error de un cocinero, que al realizar su pastel de chocolate, olvidó añadir la levadura, así obtuvo un pastel muy bajito, crujiente por fuera y cremoso por dentro, dando lugar al famosísimo brownie de hoy en día, aunque parece ser que no usó chocolate si no melaza, el chocolate fue añadido posteriormente hasta conseguir ser el protagonista de este pastel.

La primera vez que se habló de brownie fue en Estados Unidos en el año 1897, poco a poco se expandió por el mundo hasta conseguir que hoy en día no falte en la carta de cualquier restaurante.

Habitualmente se suele servir con helado y a la receta podremos incorporarle nueces, aunque se pueden presentar muchas versiones todas ellas con excelente resultado.

INGREDIENTES:

150 g de cobertura de chocolate.

100 g de mantequilla en pomada.

150 g de azúcar.

2 huevos.

70 g de harina.

Una cucharadita de levadura.

Una pizca de sal.

125 g de nueces troceadas.

ELABORACIÓN:

Poner en un recipiente grande al baño María la mantequilla y el chocolate hasta que éste se haya fundido. Retirar el recipiente del agua caliente y añadir el azúcar, la sal, la harina y la levadura seguir trabajando, poner los huevo y seguir removiendo hasta que la mezcla quede homogénea. Añadir la nueces y mezclar.

Engrasar y espolvorear con harina un molde con base amplia para que la altura del bizcocho no sea elevada.

Con el horno precalentado a 180º, hornear 25 minutos sin aire, calor arriba y abajo. Terminado el tiempo sacar del horno y desmoldar una vez frío, partir en porciones y espolvorear con azúcar glass.

PIONONOS

Whole kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Septiembre nos invita a preparar un clásico español, “Piononos”

El pionono tradicional es un pastel de tamaño pequeño elaborado popularmente en Santa Fe, población muy cercana a la ciudad de Granada. Se compone de dos partes, una fina lámina de bizcocho enrollado formando un cilindro (la base del pastel) y emborrachado con almíbar el cual le aporta esa textura agradable y fresca que posee, finalmente es coronado con crema tostada.

INGREDIENTES:

Para el bizcocho:

2 huevos grandes
2 cucharadas de azúcar
1 cucharada de harina
1 cucharada de maicena
2 cucharadas de leche
una pizca de sal
Mantequilla para engrasar el molde.

Para el almíbar:

150 g de azúcar
150 ml agua
Un palo de canela

Para la crema:

4 yemas
azúcar, el mismo peso que las yemas
agua, el mismo peso que las yemas
15 g de maicena 

ELABORACIÓN:

Preparar la crema, para ello en un cazo poner el agua y el azúcar y dejar cocer a fuego lento hasta conseguir un almíbar con la textura de un jarabe espeso. Dejar templar.

Batir ligeramente con las varillas. Una vez esté el almíbar casi frío ir añadiendo a las yemas sin dejar de mover con las varillas, hasta terminar con el almíbar.
Llevar al fuego bajo y sin dejar de remover cocer hasta que espese, reservar.

Preparamos el almíbar, poner todos los ingredientes en un cazo y lo hervir durante 4 minutos, reservar.

Preparamos el bizcocho, forrar la bandeja de horno con papel vegetal, y untar con mantequilla. Montar las claras con una pizca de sal hasta conseguir un merengue firme, reservar.
En un bol poner la harina y la maicena mezcladas y tamizadas, añadir las yemas y mezclar, ir añadiendo la leche para conseguir una crema suave. Añadir una cucharada de merengue y mezclar batiendo ligeramente, incorporar el resto del merengue con movimientos envolventes.
Poner la mezcla sobre el papel de horno y extender con cuidado en una capa de 4 ó 5 mm.
Con el horno precalentado a 180º  hornear durante 8 minutos, dejar enfriar, retirar del papel de horno y colocar sobre otro limpio, bañar el bizcocho con el almíbar con ayuda de una brocha.
Extender una capa fina de crema sobre la plancha de bizcocho. Enrollar con cuidado y partir porciones de unos 4 cm.
Colocar los pastelitos en posición vertical y echar un poco de crema encima de cada porción, espolvorear con azúcar y quemar con un soplete.


Listos para tomar.

CHARLOTA

Whole kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Junio nos invita a preparar un clásico francés “Charlota”

La charlotté es un postre típico francés que tuvo su origen en los Entremets ingleses a finales del siglo XVIII como homenaje a la esposa del rey Jorge III, Carlota de Inglaterra. Se inspiraba en preparaciones dulces inglesas y estaba hecha con una espesa mermelada de frutas aromatizada con limón y canela, y se vertía en un molde redondo, de bordes ligeramente acampanados, tapizado de rebanadas de pan de molde untadas con mantequilla. El conjunto se cocía en el horno, se desmoldaba y se servía tibio, con una crema inglesa fría. El ejemplo clásico es la charlotte de manzanas.

La invención de la charlotte a la rusa se debe a Carême y consiste en un dulce helado, sin cocción, compuesto de una preparación de bavarois a la vainilla o de una mousse vertida en un molde de charlotte tapizado de bizcochos a la cuchara, casi siempre empapados en licor o en café. Carême bautizó esta preparación con el nombre de “charlotte a la parisiense”, pero cambió de denominación en el Segundo imperio, durante el cual estaban muy de moda los platos “a la rusa”.

El bavarois se hace con crema inglesa o puré de fruta cuajado con gelatina, al que se añade crema batida. A la Charlotte rusa se le pueden añadir diversas capas de frutas frescas: albaricoques, fresas, melocotones, piña o frambuesas, maceradas en kirsch o marrasquino. Se coloca en la nevera y se sirve después de algunas horas de refrigeración.

La charlota admite muchísimas variantes ya que podemos elaborarla tanto de frutas, chocolate, café, incluso hay muchas versiones de tiramisú con esta preparación, así que son muchas las opciones que tenemos a la hora de elegir ingredientes para preparar la nuestra.

Yo en esta ocasión me he decantado por una charlota de dos chocolates, ideal para los más golosos.

INGREDIENTES:

Ingredientes para el negro:

Para la base media docena de bizcochos de soletilla.

1 tableta de chocolate negro 64%.

100 g de almendras molidas.

1 sobre de flan de 4 raciones.

500 ml de nata líquida para montar.

Ingredientes para el blanco:

250 g de chocolate blanco.

400 ml de nata líquida para montar.

250 ml de leche.
 
2 sobres de cuajada.
 
Una tarrina de queso de untar natural.
 
25 g de azúcar.
 
Azúcar glass para adornar. 
 
Una docena de bizcochos de soletilla.
 
ELABORACIÓN:
 
Con los ingredientes del chocolate negro: Poner a fuego muy lento la nata, añadir el chocolate troceado y mover sin parar hasta que este completamente desecho, echar las almendras molidas y el sobre de flan, Seguir moviendo unos 8 minutos.

Verter la mezcla sobre la base de bizcochos dispuestos sobre el molde elegido, mejor uno desmoldable al que le habremos colocado además alrededor una fila de bizcochos de soletilla  partidos por la mitad. Dejar templar a temperatura ambiente, después meter en el frigorífico al menos una hora. Reservar.

Mientras preparar la mezcla con los ingredientes del chocolate blanco: Poner a fuego bajo en un cazo la leche y la nata, añadir el chocolate troceado y mover continuamente hasta que el chocolate esté disuelto, en este punto echar el queso, la cuajada y por último el azúcar. Remover durante 7 minutos sin que llegue a hervir.

Volcar la mezcla sobre la base reservada en el frigorífico, dejar enfriar a temperatura ambiente y después guardar en la nevera.

Para desmoldar sólo habrá que quitar el aro del molde con cuidado. Espolvorear con azúcar glass. Guardar en la nevera hasta el momento de servir.

Listo para disfrutar.

TRIFLE DE BIZCOCHO DE CACAO CON HELADO DE STRACCIATELLA Y MANDARINA CONFITADA.

Como no hay dos sin tres aquí os traigo otra con chocolate, ya lo sé, la operación bikini está en marcha y yo no paro de sumar calorías al menú, pero esta no podía dejar de enseñárosla, es una mezcla fantástica de sabores, utilizando una de las variedades de helado que ya todos conocéis de AcaramHelados he querido preparar este postre ideal para la temporada que nos acompaña. Prometo que la próxima receta será salada, me estoy poniendo muy empalagosa con tanto dulce…..

INGREDIENTES:

Un par de bolas de helado de stracciatella de AcaramHelados.

Para el bizcocho:

200 g de harina todo uso.

200 g de cacao, yo Nesquik.

150 g de azúcar.

150 g de mantequilla en pomada.

150 ml de leche.

4 huevos.

4 cucharaditas de levadura.

50 g de pepitas de chocolate.

Para las mandarinas:

Dos mandarinas con cáscara partidas en láminas.

250 g de azucar.

250 ml de agua.

ELABORACIÓN:

Preparar las mandarinas confitadas, para ello poner a fuego lento los ingredientes en un cazo y dejar cocer durante 30 minutos, reservar.

Desacer la mantequilla en el microondas, reservar.

Elaborar el bizcocho, Mezclar la harina con el cacao y la levadura,  en otro bol batir los huevos, añadir el azucar y trabajar unos minutos, añadir la leche volver a mezclar y poner la mantequilla, una vez conseguida una textura homogénea agregar los ingredientes secos mezclados anteriormente y las pepitas de chocolate, remover.

Engrasar un molde de silicona y echar la mezcla. Con el horno precalentado a 170º hornear durante una hora. 

Una vez frío delmoldar el bizcocho y partir en cuadrados.

Poner en una copa una capa de bizcocho, una bola de helado de AcaramHelados y unos trozos de mandarina, volver a repetir la operación.

Listo para disfrutar.

BIZCOCHO DE NATILLAS CON HELADO DE GALLETA MARÍA

Reconozco que tengo debilidad por los bizcochos de Isabel, y quién no?, creo que podríamos preparar uno cada día del año sin repetir de la gran variedad que tiene. Hoy me he decidido por el de natillas, perfecto para combinar con el helado de galletas maría de Acaramhelados.

Perfecta combinación no?, las natillas con su galleta encima.

INGREDIENTES:

Helado de galleta María de Acaramhelados.

3 huevos.

100 g de azúcar.

200 g de harina.

150 ml de aceite de girasol.

Una tarrina de natillas o 130 g de natillas caseras.

Unas gotas de esencia de vainilla.

Una cucharadita de canela.

Un sobre de levadura.

Azúcar glass para decorar.

ELABORACIÓN:

Batir los huevos con el azúcar hasta enérgicamente, añadir las natillas, el aceite y la vainilla, mezclar. 

Tamizar la harina y la levadura y mezclar con la canela, si se utilizan natillas caseras no añadir esta cucharadita de canela, agregar al preparado anterior y volver a mezclar bien.

Con el horno precalentado a 180º hornear durante 35 minutos.

Dejar enfriar antes de desmoldar y espolvorear con azúcar glass.

Partir en porciones y colocar encima una bola de helado de Acaramhelados de galleta María.

Listo para disfrutar.