TIMBAL de AGUACATE Y CREMA de SALMÓN

Aunque muchos lo evitan en su dieta por su alto contenido en grasas, debemos recordar que se tratan de grasas saludables que favorecen nuestra salud cardíaca y reducen el colesterol.

6 BENEFICIOS DEL AGUACATE:

Saludable para la vista.

Contiene los beneficios de la Vitamina E.

Mantiene sano tu corazón haciéndote sentir más saludable.

Ayuda a bajar el colesterol.

Aumenta la absorción de nutrientes.

Repara el cabello dañado.

P1010013.JPG

RECETA

INGREDIENTES:

Un aguacate maduro.

150 g de queso cremoso.

Una loncha de salmón ahumado.

Un puñado de escarola.

Vinagreta:

50 ml de aceite de oliva virgen extra.

15 ml de vinagre de Módena.

Una cucharada de miel.

Una cucharada de mostaza.

Un pellizco de sal y pimienta negra.

Polvo de aceitunas negras. (Filetear aceitunas negras sin hueso, meter entre dos láminas de papel vegetal, pasar un rodillo para que nos quede una lámina fina. Meter al horno a 80ºC hasta que estén completamente secas y triturar en un robot. 

Semillas de amapola.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

ELABORACIÓN:

Lavar y partir la escarola, escurrir bien y reservar.

Batir el queso con el salmón hasta que quede una crema sin trozos.

Partir el aguacate en dados, reservar.

Mezclar bien todos los ingredientes de la vinagreta hasta emulsionar.

Colocar un aro de emplatar y disponer el aguacate, una capa de crema de queso de salmón, aplastar ligeramente y quitar el aro. Poner un puñado de escarola y regar todo con la vinagreta, espolvorear con polvo de aceituna negra y con semillas de amapola.

Listo para disfrutar!!!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y de postre…. TRUFAS MAHESO

trufas cremosas de chocolate al brandy, de calidad extra, dulces momentos llenos de sabor.

 

trufas

FELIZ AÑO 2018

Anuncios

MILHOJAS CON DULCE DE LECHE

Whole Kitchen en su propuesta dulce para el mes de noviembre nos invita a preparar MILHOJAS.

La milhojas es un tradicional pastel francés que se caracteriza por varias capas de hojaldre que se alternan con una crema. En Estados Unidos se conocen como Napoleón, en cambio en Francia, se llamará Napoleón si la milhojas van rellenas de crema de almendras.

El origen de este pastel se remonta al SXVII cuando François Pierre dela Varenne describe un pastel de mil hojas en su libro “La Cocina Francesa”. Pero no es hasta comienzos del SXIX cuando la conocida Chef de Reyes, Marie-Antonie Careme, volvió a nombrar este fantástico pastel.  Fue en la Pastelería Seugnot en 1867 cuando se ofreció por primera vez una milhojas a los clientes.

Generalmente una milhojas consiste en 3 cajas de hojaldre alternada con una crema pastelera suave. A veces es sustituida por nata montada. Se suele cubrir con glaseado de azúcar. Aunque hoy en día se encuentran cientos de variantes, en los que sobre todo la crema y el relleno se convierten en las armas para personalizar este pastel.

La propuesta de este mes consiste en hacer un hojaldre invertido caramelizado, como el hojaldre ya lo he elaborado en otras preparaciones he seguido las indicaciones posteriores para hacerlo invertido caramelizado.

INGREDIENTES:

Una plancha de hojaldre, ver receta AQUI.

Para el dulce de leche:

Un litro de leche entera.

250 g de azúcar.

Una vaina de vainilla.

Media cucharadita de bicarbonato sódico.

Azúcar glass para adornar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

ELABORACIÓN:

Preparar el hojaldre como indico en la receta, extender sobre una bandeja cubierta de papel sulfurizado, pinchar con un tenedor y reservar en el frigorífico al menos 3 horas.

Precalentar el horno a 230º, espolvorear la plancha de masa con azúcar y meter la bandeja en el horno caliente, bajar la temperatura a 190º, pasados 8 minutos, cubrir la masa con una rejilla, para evitar que suba en exceso, continuar la cocción 5 minutos más.

Retirar la bandeja del horno, quitar la rejilla y cubrir la masa con papel de horno, con una segunda bandeja, igual a la primera y dar la vuelta, manteniendo las dos bandejas juntas, retirar la primera bandeja y su papel.

Calentar el horno a 250º nuevamente, espolvorear toda la masa con azúcar glas y meter en el horno 8 minutos.

Preparar el dulce de leche, mejor el día de antes pues necesita reposo.

En una cacerola antiadherente poner a hervir la leche, una vez que ha hervido colar y pasarla a otra cacerola. 

Cortar la vainilla a lo largo y añadir a la leche junto con el azúcar, cocinar sobre fuego fuerte, revolviendo con cuchara de madera hasta disolver bien el azúcar, cuando empieza a hervir agregar el bicarbonato, seguir revolviendo, bajar el fuego y dejar hervir suavemente, revolviendo para que no se forme una película en la superficie. Cuando empieza a tener la consistencia de salsa, revolver constantemente para que no se queme o se pegue al fondo, si al revolver se forman surcos que permitan ver el fondo, estará listo, en este punto sumergir la cacerola en agua fría y seguir revolviendo hasta que el dulce se enfríe. 

Montar las milhojas. Poner una milhojas, sobre ella un poco de dulce de leche, cubrir con otra milhojas y mas dulce de leche, tapar y espolvorear con azúcar glass. 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Listo para disfrutar.

SABAYÓN

Whole kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de febrero nos invita a preparar un postre de la cocina italiana: Sabayón.
Se trata de una crema hecha con yema de huevo, azúcar y vino dulce. La popularidad del sabayón o zabaione se ha extendido a buena parte de los países europeos del SXVI.
Como suele pasar en estos casos, varias regiones italianas se disputan su creación. Nos quedamos con dos historias una romántica en la que parece que fue inventado en el 1500 por un vecino de Reggia Emilia por una casualidad, el capitán de navío Emiliano Giovanni Baglione llegó al puerto y se fue alimentando de uvas, vino y huevos que le iban proporcionando. De esta forma, salió el postre por Giovanni Baglione, popularmente conocido como Zvan Bajoun lo que derivó en “zambajouri”, zabajone y similarmente zabaglione. La otra más práctica, cuenta que fue descubierto en el siglo XVI, cuando un cura franciscano Pascual Baylón comenzó a usarlo como reconstituyente, así se conoció como “la crema de San Baylon” derivando finalmente en Sambayon.
Oficialmente, la receta aparece por primera vez en Libro de Arte Coquinaria del Maestro Martino da Como, que fue publicado sobre el 1465 y parece que se basaba en la antigua costumbre de consumir bebidas reconstituyentes basadas en yema de huevo y vino.
Fue Catalina de Medici, quien se encargó de dar a conocer el zabaione, cuando se llevó a sus propios cocineros a la corte de Francia, de hecho, fue su chef Ruggeri quien creo los primeros helados italianos basados en esta famosa crema.
La receta tradicional, consiste en batir yemas de huevo, azúcar y vino Marsala en una cacerola a fuego muy suave o al Baño María. El zabaione tiene una consistencia muy ligera, a medio camino entre las natillas y la mousse. Hoy en día se le puede añadir nata, queso mascarpone o incluso merengue.
Se puede servir caliente o templado en una copa, tradicionalmente se acompaña de higos frescos o fruta rosa.
En muchos países, podemos encontrar bebidas muy famosas que también se basan en estos tres ingredientes, así tenemos el ponche navideño, el advocaat de los Países Bajos, el sabajón colombiano….

INGREDIENTES:

6 yemas de huevo.

175 g de azúcar.

200 ml de vino de Oporto.

25o ml de nata para montar.

Almendras fileteadas.

Ralladura de naranja.

Azúcar moreno.

ELABORACIÓN:

Poner en un recipiente de cristal resistente al calor las yemas, el azúcar y el vino, batir enérgicamente de manera manual, poner al baño María y seguir trabajando sin parar de batir, mejor con varillas metálicas, hasta conseguir un punto cremoso, retirar del fuego y dejar templar.

Rallar la cascara de la naranja con un rallador fino, sólo la parte naranja, no la blanca porque amarga.

Montar la nata y cuando el sabayón esté casi frío incorporarlo, añadir la ralladura y volver a mezclar de manera envolvente.

Disponer en vasos y dejar enfriar en el frigorífico unas horas, al servir espolvorear con almendras fileteadas, ligeramente tostadas en el horno y con un poco de azúcar moreno.

Listo para disfrutar.

MEMBRILLO CON HELADO DE QUESO IDIAZÁBAL Y ARENA DE NUEZ.

Principal ingrediente de la receta que hoy nos ocupa, el helado de queso Idiazábal, elaborado por la empresa artesana de helados Acaramelados, como tales su principal activo es la figura del maestro heladero Osvaldo Balestrino, de origen italo-argentino, cuenta con más de 30 años de experiencia elaborando helados en forma artesanal en un país, Argentina, donde la tradición heladera convierte a cada uno de sus habitantes en auténticos expertos del helado.

Ha sido creador y responsable de producto de la cadena GIANGROSSI desde su comienzo hasta la incorporación a Acaramelados donde conserva la misma ilusión con la que comenzó en el mundo del helado.

Él directamente es el responsable de la selección de las materias primas con las que elaborará sus helados, tarea que lleva a cabo personalmente y que constituye la base fundamental para la obtención del producto deseado. Igualmente mima al detalle la elaboración para obtener un producto saludable, noble, suave y de excelente cremosidad, utilizando materias primas naturales sin grasas hidrogenadas ni derivados industriales y sin inyección forzada de aire.

Sus creaciones han sido disfrutadas por miles de paladares exigentes en Argentina, México y España destacando su increíble dulce de leche elaborado en distintas variedades, el famoso yogurt griego o el sabayón italiano entre otros sabores tales como helado de queso Cabrales a la sidra, de Pedro Ximénez, de Foie, de queso de Idiazábal, etc.

El principal objetivo de Acarmelados es elaborar helados viéndolo como un alimento en vez de hacerlo como una golosina industrial y tratando de darle el lugar que merece en la mesa al mismo nivel que el del resto de platos y siempre contemplándolo como un alimento sano por sus ingredientes.

En el País Vasco, principalmente en Gipuzkoa, hay un postre muy típico que se suele servir en la sidrerías: El queso de Idiazábal con membrillo y nueces, hoy vamos a reconstruir este postre.

INGREDIENTES:

Una bola de helado de queso Idiazábal de Acaramelados.

Para el dulce de membrillo:

1/2 kg de membrillos.

200 g de azúcar.

Para la arena de nuez:

250 g azúcar.

250 g de nueces trituradas.

150 g de harina.

Un pellizco de sal.

180 g de mantequilla.

ELABORACIÓN:

Limpiar los membrillos con un paño. Poner a cocer la fruta a fuego suave en un cazo con agua durante media hora. Una vez cocidos, dejarlos enfriar, secar las piezas y quitar la piel, con ayuda de un rallador, obtener una pulpa fina.

En una cazuela, echar el azúcar y un chorrito de agua,  mezclar bien hasta tener un jarabe y poner a fuego suave, removiendo sin parar, añadir poco a poco el membrillo.

Cuando empiece a espesar retirar del fuego y echar en un molde, dejar enfriar al menos 24 horas.

Preparar la arena de nuez, para ello deshacer la mantequilla, reservar.

Mezclar todos los ingredientes secos y añadir la mantequilla.

Disponer la mezcla bien extendida sobre una bandeja de horno cubierta con papel sulfurizado y con el horno precalentado a 150º hornear durante 20 minutos. Dejar enfriar.

Emplatar: Disponer una bola de helado de queso Idiazábal de Acaramelados sobre un plato, con ayuda de un sacabolas obtener porciones y colocar alrededor del helado, servir con un poco de arena de nuez.

Listo para disfrutar.

PASTELITOS DE CHOCOLATE Y FRESA

Sigo sacando recetas del baúl de los recuerdos, bueno esta es de antes del verano, pero como de momento y hasta que los peques no empiecen el cole no me pondré a cocinar, pues tiro de reserva.

Es un postre algo consistente, por lo que aconsejo partirlo en porciones más bien pequeñas y acompañarlo con el café, riquísimo.

INGREDIENTES:

250 g de mantequilla a temperatura ambiente.

375 g de azúcar.

350 g de harina de repostería.

4 huevos.

Una cucharadita de bicarbonato.

Un pellizco de sal.

240 ml de buttermilk, o mezclar 235 ml de leche con 15 ml de zumo de limón. Reposar 10 minutos. La leche se queda como cortada, esa es la textura del buttermilk).

60 g de cacao puro en polvo.

150 ml de agua muy caliente.

2 cucharaditas de extracto de vainilla.

Para la crema de fresa:

150 g de mantequilla.

Una pizca de colorante rojo.

4 cucharadas de mermelada de fresa.

25 g de azúcar glass.

Para la cobertura de chocolate blanco:

Una tableta de chocolate blanco.

4 cucharadas de azúcar glass.

Una cucharada de leche.

Una cucharada de mantequilla.

ELABORACIÓN:

Preparar la crema de fresa y reservar, para ello poner en un bol la mantequilla en pomada y el azúcar glass, mezclar bien y añadir la mermelada de fresa y el colorante, seguir trabajando, debe quedar una textura suave, guardar en el frigorífico.

Poner a hervir el agua y cuando esté en el punto de ebullición añadir el cacao en polvo, remover hasta eliminar cualquier grumo, retirar del fuego inmediatamente y dejar reposar.

Tamizar la harina, el bicarbonato y la sal.

En un recipiente poner la mantequilla con el azúcar y batir con varillas hasta que blanquee y quede esponjoso. Agregar los huevos uno a uno sin dejar de batir. Añadir la mitad de los ingredientes tamizados y el buttermilk, batir enérgicamente y echar el resto de la harina, una vez mezclado, echar el extracto de vainilla y el agua con cacao. Mezclar de nuevo hasta que quede de color uniforme.

Poner la mezcla en un recipiente cubierto con papel sulfurizado, con el horno precalentado a 170º, hornear durante una hora.

Antes de desmoldar, dejar enfriar. Partir por la mitad y rellenar con la crema de fresa.

Preparar la cobertura de chocolate, para ello poner en un recipiente todos los ingredientes excepto el azúcar glass durante unos minutos, ir comprobando cada 30 segundos para que no se queme, debe estar desecho para poder mezclarlo bien, añadir el azúcar glass y remover, regar bizcocho con la cobertura. Partir en porciones pequeñas.

Listo para disfrutar.

EL TIRAMISÚ DE TITO. ME VOY DE VACACIONES.

Ahora si que me marcho por una temporadita, estaba deseando que llegase este momento, necesito unas vacaciones, ya sabéis no hacer prácticamente nada…..

Dedicaré tiempo a mi familia, pero también quiero modificar cosillas en el blog, visitaros aunque no os deje comentarios y preparar algo fácil para mi primer cumple blog que es el 1 de septiembre.

Me despido de todos vosotros, pero no sin antes dejaros el enlace de una receta que tuve el gusto de hacer y probar el pasado fin de semana, bueno ya he preparado tres y las que me quedan porque está realmente deliciosa. La saqué del blog de nuestro amigo Tito, La cocina sin complicaciones.

No voy a transcribir su receta porque él la explica a las mil maravillas y así de paso si alguien no conoce este maravilloso blog que se de un paseo por su cocina, lo pasará genial.

También os quiero mostrar un lote de productos recibidos de la manos del Parador de Santa Rita, situado en Molina de Aragón, rodeado de un paisaje impresionante, además de actividades y alojamiento disponen de una gama de chocolates artesalanes extraordinaria, así como de un bizcocho casero con un sabor y una textura que lo hacen realmente delicioso. MUCHÍSIMAS GRACIAS.

Besitos amig@s, felices vacaciones. Nos vemos a la vuelta.